Inscribe a tu Coro en la base de datos del Secretariado

Quieres formar parte del Coro Diocesano

El Tiempo Ordinario

    Muchas veces pensamos que las celebraciones del Tiempo Ordinario no son importantes, pero no es así. El Señor nos concede un tiempo en el que lo cotidiano se convierte en algo principal que celebrar.

 

    El Tiempo Ordinario o per annum,  comprende 34 (ó 33) semanas y se divide en dos etapas, una que comienza el lunes posterior a la Fiesta del Bautismo del Señor hasta el Miércoles de Ceniza (del 12 de Enero al 17 de Febrero) y la segunda arranca el Lunes después de Pentecostés hasta la el primer Domingo de Adviento  (desde el 25 de Mayo al 29 de Noviembre).

 

    En este tiempo no celebramos ningún aspecto concreto del misterio de Cristo sino que de una forma cotidiana quiere ayudarnos a profundizar en todo el conjunto de la historia de la salvación con la contemplación continuada del mensaje Bíblico.

 

    El centro celebrativo del Tiempo Ordinario es el Domingo, día del Señor y Pascua semanal. Por ello es muy importante que cuidemos mucho la música y el canto en la celebración. Aquí os dejamos algunas propuestas:

 

  • Hemos de avanzar en la acogida de los cantos de entrada que la Conferencia Episcopal Española ha preparado para el Tiempo Ordinario. Basándose en el esquema que contiene la Carta Apostólica de S. Juan Pablo II Dies Domini, se han establecido unos cantos que deben ir tomando un carácter oficial. Pueden encontrarse en el Cantoral Liturgico Nacional y hay opción de escucharlos en un cd publicado por la Comisión Episcopal de Liturgia.

 

  • Cantar la antífona del Salmo Responsorial. Aunque lo ideal sería cantar todo el Salmo, incluida su salmodia, sería muy favorable que al menos la antífona fuera cantada. La Conferencia Episcopal Española tiene publicado el libro del Salmista que incluye los Salmos de todos los Domingos.

 

  • Acentuar el canto del Aleluya reconociendo en él un momento ritual de la celebración. Por ello conviene no introducir más texto en el Aleluya que ya en sí mismo contiene una aclamación rica en contenido.

 

  • No tener miedo ha escoger cantos que tengan alusión al tema pascual. La historia de la liturgia nos enseña la suma importancia que los cristianos de los primeros siglos dieron al domingo como Pascua. No hemos de esperar por tanto a que llegue el tiempo Pascual para cantar cantos que hablen de la Resurrección del Señor ya que cada domingo ésta es el centro del misterio celebrado.

Recomendar esta página en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Secretariado Diocesano de Música, Orihuela-Alicante